Doberman agresivo

Impactos: 23

Doberman agresivo, la gran raza ha vuelto.

Hubo unos años en que los Doberman estaban de moda y su número no paraba de aumentar. Aparecían en películas, en anuncios de televisión y se empleaban para guardar fincas y casas. Pero como todas las modas tienden a pasar esta también lo hizo. La aparición de un problema en las vértebras ,cercanas al cráneo, en algunas líneas de cría dio lugar a una curiosa leyenda urbana. Todos han escuchado alguna vez que los Doberman se vuelven locos.

Algo que nunca llegó a ocurrir de tal forma, pero cuya creencia se generalizó. El ahora conocido como síndrome de Wobbler, produce compresión medular por inestabilidad entre la primera vértebra cervical y el cráneo. Esto provocaba problemas de propiocepción y severos dolores a los perros y en algunos casos reacionaban con agresividad. Este comportamiento reactivo es muy común en Pastores Alemanes aquejados por problemas óseos. Pero nadie dice que se vuelven locos. Esta mala fama fue en detrimento de la raza y poco a poco su cría y tenencia quedaron en casi anecdóticas. Pero en torno al año 2000 la raza volvió a recobrar fuerza de nuevo y a día de hoy el número de ejemplares es muy importante.

A día de hoy el diagnóstico precoz y el tratamiento adecuado hace que casi no se hable de ello.

En origen se decía que un Doberman podía guardar un local, finca o casa sin que se le enseñase a hacerlo. Era una de las características de esta gran raza. Era un perro de trabajo con mayúsculas. En la actualidad los Doberman españoles, suelen ser muy buenos de comportamiento y muy pocos tienen instintos de guarda y defensa. Muchos menos aún tienen el temperamento original, que era difícil de manejar para los no profesionales. Si queremos obtener ejemplares de Doberman con características originales, tendremos que localizarlos en la República Checa.  Estos ejemplares difieren mucho de las líneas de belleza, donde se han ido buscando individuos muy grandes y masivos, cuando el Doberman nunca fue así. Es otro claro ejemplo donde la selección para belleza antes que para el trabajo ha ido arruinando el trabajo previo. Tenemos muchos más ejemplos, el más llamativo el del Pastor Alemán.

Doberman agresivoLos puristas de la raza tal como está en estos momentos se sentirán ofendidos, pero esta es una realidad incontestable si tiramos un poco de historia de la raza. Esta búsqueda de ejemplares muy grandes ha acarreado otros problemas como cardiopatías muy frecuentes en esas líneas de belleza. Para muestra de lo que la selección subjetiva (por belleza) contra la objetiva (aptitudes para el trabajo) las líneas europeas y Americanas no se parecen en nada.

Pero a día de hoy es muy frecuente que se hable de Doberman Agresivo.

El por qué es simple, son perros y los perros pueden ser agresivos. Además la raza predispone y hay genes que tienden a manifestarse en ciertos indivíduos. Por ello nuestro Doberman puede llegar a ser agresivo con perros o con personas o en ambos casos.

En la mayoría de los casos en que nos traen un Doberman Agresivo con personas, para rehabilitar estamos de enhorabuena. Casi todos son ejemplares que se asemejan a la configuración original del perro. Decimos esto, porque suelen ser individuos psicológicamente muy fuertes y esto es muy bueno, manejado de manera apropiada. También advertimos a sus dueños, de que el manejo será más difícil en inicio, pero que si se hacen las cosas bien, el resultado será espectacular.

Doberman agresivo
El típico caso de Doberman agresivo que nos llega de forma habitual es el siguiente:

El perro o la perra agrede a todo el mundo que se nos acerca en la calle. También lo hace con las visitas que vienen a casa. Tira de la correa o procura siempre ir un par de pasos por delante nuestro. Nunca deja de mirar a todas partes, como buscando amenazas. Si no puede llegar a morder a la persona objetivo, se revuelve y nos muerde a nosotros.

Todo esto y algunos otros detalles son comunes en la mayor parte de los casos.

Para poder convivir de manera adecuada con uno de estos perros tras adiestrarlo, se deben seguir ciertas pautas y se debe mantener una actitud adecuada. Si no hacemos esto un mantra inamovible, poco a poco el perro volverá al comportamiento anterior. Si se persevera y se mantiene una actitud firme y constante que dé seguridad al Doberman agresivo, tendremos una mascota increíble.

Si usted tiene un Doberman agresivo, consulte con nosotros la forma de convertirlo en un perro increíble. Le atenderemos sin compromiso.