Impactos: 81

Bullterrier agresivo. Desde Tenerife nos llegó Taco.

Taco nos llegó justo con una año de edad. Mostraba agresividades con personas desconocidas, tanto con adultos como con niños, y con todo tipo de perros, sin importar el sexo de estos.

Bullterrier agresivo

Taco disfrutando al sol en el centro canino.

El Bullterrier, no es una de las razas que más problemas de agresividad presenta, pero si que es la raza que da los problemas más graves de agresividad con personas y a esto hay que prestarle especial atención. Por la responsabilidad que implica  y por que estos perros poseen una de las mordidas más potentes en lo que a perros se refiere. Hay ejemplares de Bullterrier, que son muy fáciles, otros son de grado medio y muy pocos, son muy difíciles y cualquier dueño no es apto para el manejo de estos últimos.

Los dueños de Taco eran conscientes del perro que tenían entre manos y decidieron atajar a tiempo el problema.

Puesto que como cualquiera querían poder llevarse a su perro con tranquilidad a todas partes. Antes de traerlo su día a día, como el de otros muchos clientes nuestros, era esquivar tanto las horas, como las zonas donde hubiese gente o perros, haciendo que los paseos fuesen caóticos y cortos.

Cuando nos llegó este Bullterrier agresivo, nos tuvo una semana con serias dudas sobre el tipo de perro que era. Puesto que mostraba comportamientos de agresión más propios de un Bullterrier adulto, que de un cachorro de un año. Durante varios días se mostró muy esquivo y agresivo, tanto con nosotros, como con el resto de perros, pero como al sexto día todo cambió, comenzó a soltarse primero con los perros y después con las personas.

Bullterrier agresivo

Taco en manada un día cualquiera.

Rondando el décimo día Taco pasó de ser un Bullterrier agresivo a comenzar a disfrutar del día a día, tanto en el centro canino, como en los paseos por ciudad. Este Bullterrier agresivo, nos mostró dos caras muy distintas, primero un comportamiento propio de un Bullterrier muy difícil y después el de uno muy fácil. En realidad Taco está en el grado medio, pero con muy buena predisposición.

El peso de adulto de Taco, ronda los 30 kg, con lo que un Bullterrier agresivo de esa talla, puede dar problemas muy serios.

Pasados esos primeros días, la evolución de Taco fue muy muy rápida. Se pasaba todo el día entre los demás perros, aprendió a dar paseos en carretilla, de la que luego costaba mucho bajarle.

Cuando un Bullterrier da problemas muy graves de agresividad con personas, suele trasladarlos al entorno familiar y hay situaciones típicas que dan problemas con muchos de ellos, como son:

Estas 3 situaciones, suelen provocar agresiones fuertes, en los Bullterrier muy difíciles. Por su parte Taco, nunca mostró estos rasgos, siendo en familia un perro muy cariñoso, como lo son la mayor parte de los perros de esta raza.

Tanto en esta raza como en todas, es interesante conocer el carácter de los padres, hermanos de otras camadas e incluso de tíos y abuelos, puesto que algunas agresividades se transmiten en herencia genética.

Hoy por hoy sus dueños disfrutan con el del día a día, pudiendo pasearlo por cualquier zona, tanto con perros como con personas. Ellos nos dicen que siguen trabajando con él, para que cada día sea mejor perro.

Nos alegramos mucho por ellos. Caso resuelto.